A new disruptive world! / ¡Nuevo mundo disruptivo!

Entradas etiquetadas como “Atardecer

Bar’s tables at sunset / Al atardecer

CafealAtardecer50

Bar’s tables at sunset.

Mesas de bar al atardecer.

.

© Texto y Fotos: Rafael Prado Velasco 2016


Darkness / Oscuridad

RamasConquenses70

The vigor of the dark branches at sunset makes me shiver.

El vigor de las oscuras ramas al atardecer me hace vibrar de emoción.

.

© Texto y Fotos: Rafael Prado Velasco 2016


The Golden Big Eye / El Gran Ojo Dorado

NubesRojas80

The Golden Big Eye is closing itself at the end of the day. Soon It will open like a Silvered Big Eye. Day after day, forever.  /

El Gran Ojo Dorado se cierra al final del día. Pronto se abrirá como el Gran Ojo Plateado. Día tras día, por siempre. /

.

© Texto y Fotos: Rafael Prado Velasco 2014


Setting sun / Sol poniente

SolPoniente80

The sun is going down, full of raw energy, huge, great, revitalizing, doubled by the sea, mesmerizing, forces us to look at him, great among the heavens, while we, small and insignificant, recognize its vastness./

Ya está bajando el sol, cargado de pura energía, enorme, grandioso, revitalizador, duplicado por el mar, hipnotizador, nos obliga a mirarle, grande entre los cielos, mientras nosotros, pequeños e insignificantes, reconocemos su inmensidad. /

.

© Texto y Fotos: Rafael Prado Velasco 2014


You and horizon / Tú y el horizonte

HorizonteRojo180

You’re always on any horizon, your light are part of them and makes them even more beautiful for me. /

Tú estás siempre en cualquier horizonte; tu luz forma parte de ellos y los hace incluso más bellos para mí. /

.

© Texto y Fotos: Rafael Prado Velasco 2014


Horizon / Horizonte

image

You are for me like a line on the horizon, perfect over the sunset.
Eres para mi como una línea en el horizonte, perfecta sobre el atardecer.

.

© Texto y Fotos: Rafael Prado Velasco 2014


Sunset for today / Atardecer para hoy

image

Beautiful sunset over the sea. Life goes on!/
Bello atardecer sobre el mar. ¡La vida continúa!

.

© Texto y Fotos: Rafael Prado Velasco 2014


A la orilla del mar

Alaorilladelmar

“Paseando por la orilla de la playa, me embriagaba con el olor a mar. Olor denso, intenso a sal y algas marinas, incorporados los perfumes traídos del otro lado del Estrecho adentro, mezcolanza de olores a tierra sahariana, a  trasiego de nómadas por el desierto, a cus cus y carne de camello, a pan cocinado sobre la arena y a pasteles de dátiles, a té verde a la menta, a oasis de palmeras y sombras frescas. Yo entonces levantaba la frente orientándome al sur, cerrando los ojos para poder apreciar, solo con el sentido del olfato, aquellas delicias que me traía el viento. Mientras permanecía de pie, allí varado, me anclaba en la arena húmeda, ésta me engullía a cada batida de olas, me atraía hacia sí, empequeñecido y minúsculo ante la inmensidad de su ser, ante aquel portentoso espectáculo de vida en todo su esplendor.

Era durante el atardecer cuando más me placía recorrer los dorados finos. Si además la bajamar yacía, se duplicaba mi alegría al tener por igual oro y plata, el primero de las arenas que pisaba y la segunda de las aguas ya dóciles, ya bravas, que el océano me regalaba. Solía primero agacharme y coger un puñado de arena fina y seca, dejándola filtrar entre mis dedos, agradeciendo el cosquilleo que me producían los diminutos granos al pasar entre ellos, viendo como caían llevados por el viento a unos palmos de mí. Luego, atravesando las leves ondulaciones de arena todavía caliente, me dirigía al tramo de arena aún húmeda y fresca, llena de conchas de todo tamaño y color. Era delicioso ver los reflejos que provocaban los penúltimos rayos de sol sobre los nácares desperdigados de irisados rosáceos, malvas y plateados iridiscentes, otrora mantos regios de bivalvos ya sin fortuna. Recogía dos o tres de estas madreperlas, aquellas que consideraba más bellas y perfectas, y me dirigía a continuación a la orilla del mar, donde me quedaba quieto, paladeando la frescura y el masaje que la fría agua y el amable viento me regalaban. En ese momento yo, a cambio, con un movimiento ágil y potente, lanzaba las madreperlas recogidas, a fin de que cayesen lo más adentro posible del mar; era mi tributo a él por sus continuos regalos, le devolvía alguno de sus preciados bienes que habían quedado con la pleamar lejos de su influjo. No era mucho, dada su plenitud, pero sabía que lo agradecería como un Padre agradece la caricia sincera de un hijo pequeño. Luego, lentamente, recorría la orilla, mientras las olas lánguidas morían enrizadas entre los dedos de mis pies, besando algo vivo, como último tributo previo a volver al cobijo de un nuevo inicio. Y era ya cuando el sol estaba a punto de ponerse cuando dejaba de andar y me quedaba quieto, como si fuese un alga marina más lanzada fuera del mar, como la continuación de una espuma erecta deseando brillar con las últimas luces del día, volverme lapislázuli, malva, naranja, ocre, gris plomo, para por fin fundirme con el mar, ya todo uno, ya sereno, ya sombra…”

.

© Texto y Fotos: Rafael Prado Velasco 2013


Fence at sunset / Valla al atardecer

Why put fences to the field? /

¿Porqué poner vallas al campo? /

Valla al atardecer

.

© Texto y Fotos: Rafael Prado Velasco 2013


Dando un paseo / Going for a walk

Ayer al atardecer di un paseo…/

Yesterday evening I went for a walk…/

Caminando 01Caminando 02Caminando 03Caminando 04Caminando 05Caminando 06

.

© Texto y Fotos: Rafael Prado Velasco 2013