A new disruptive world! / ¡Nuevo mundo disruptivo!

Entradas etiquetadas como “orilla del mar

At the seashore / A la orilla del mar

FloresenlaOrilla70

Cute flowerets at the seashore, two blue backgrounds extolling the beauty of the flowerbed on this sunny day. /

Lindas florecillas a la ribera del mar, dos fondos azules que ensalzan la belleza del macizo de flores en este día soleado. /

.

© Texto y Fotos: Rafael Prado Velasco 2014


Sailing / Navegando

Aguas rojas

Sailing

I sail broken by a rough sea,

My pierced side

by sharp edges of rocks looming

on the foamy briny water.

.

Neither mainmast, nor tiller, nor rudder,

no sails that cover me as a shroud,

only my loosened helmet,

my pained and swollen ribs.

.

I stay defeated and tired, frazzled,

at the whim of the waves and winds

that at the end will get me to die,

aground, there on the beach.

.

Navegando

Navego roto por un mar bravo,

mi costado atravesado

por filos de rocas cortantes que asoman

sobre las espumosas aguas saladas.

.

Ni mayor, ni caña, ni timón,

ni velas que me cobijen como sudario,

sólo mi casco desapretado,

mis cuadernas doloridas e hinchadas.

.

Quedo vencido y cansado, desmadejado,

al capricho de las olas y los vientos

que al final conseguirán hacerme morir,

encallado, allá en la playa.

.

© Textos y Fotos: Rafael Prado Velasco 2013


Puro placer

Puesta de sol

Desparramo palabras por el puro placer de que salgan de mi mente o de mi corazón. Les otorgo la misma sensación que a un buen chocolate caliente al amanecer, que a una buena puesta de sol a la orilla del mar, que a un buen solo de jazz, que a un buen blues, que a un patio de naranjos despejado de miradas y lleno de aromas, que a un interior entre penumbras de una iglesia recóndita y barroca. Recurro al glosario puro, sin retórica, limpio de retrancas, buscando solo el aletear del sonido que producen en mi mente. Susurrando, rasgando, clamando su sitio en este desbordado sin sentido. Escucho buena música, ¡que más da cual!, mientras mis manos teclean enfebrecidas; no escucho el repiqueteo de las teclas, solo el repiqueteo de la palabra repiqueteo, que me hace esbozar una sonrisa, ¡que felicidad! Hago caso a mi padre, poeta de alma libre en su atardecer dorado, me deshago de cualquier actitud pueril y dejo salir mi alma al paso de la caída del día, cuando todas las canciones son tristes y alegres a la vez, cuando el amor se hace uno y la gente sonríe por las calles  y la luz del sol se apaga, levemente, y mientras los sueños se alzan como gaviotas al cielo azul añil. Pizpiretas, dan una vuelta y ¡alehop! se convierten en sentimientos, puros sentimientos, nuevos y flambeados, rebosantes, incontrolables, como torrentes luminosos. Y me siento bien, que diría Buble, porque esto es si que es una gozada, sí, puro canto de esperanza, por el puro placer de serlo así, sin más, sin explicaciones, rápido y sin control. Y una vuelta más, ¡vamos que aún no es tarde! Y continúo cogiendo más y más palabras, rebotándolas, estrechándolas, estrujándolas, envolviéndolas, lanzándolas, recogiéndolas y metiéndolas en el zurrón de la pasión. Mañana será un nuevo día y ¡queda tanto por llenar en el zurrón!

Buenas noches mundo. Bello hasta el dolor de tanta belleza, bellísimo mundo, mañana espero poder ofrecerte otro puñado de palabras directas del corazón.

.

© Textos y Fotos: Rafael Prado Velasco 2013